En la sala de los Generales

gnb-perPor Boris Saavedra // @Borisaavedra

Fue una protesta. Sin embargo, propio de lo insólito venezolano, se transformó en una especie de rueda de prensa-catarsis. Inicialmente, los periodistas fueron a reclamar respeto ante los atropellos de la Guardia Nacional Bolivariana; la sorpresa fue que los recibieron con cachitos y café.

 La agenda consistía en la entrega de una carta exigiendo respeto al gremio. Sin muchas expectativas, ya que el perímetro de la Comandancia General de la GNB es “Zona de Seguridad”, se pretendía hacer poca bulla. Pero el alto mando de la GNB dio hasta los PIN’s.

La pauta era a las 9 de la mañana, pero tal como dicta el manual de periodismo venezolano no escrito, comenzó pasadas las 10.

Marco Ruiz, secretario general de SNTP y reportero político de Últimas Noticias, tomó un megáfono minúsculo y comenzó a espitar las primeras arengas en la base de la estatua de la plaza Madariaga en El Paraíso, ubicada al oeste de la capital. “No somos terroristas, somos periodistas”, corearon.

Luego de la sorpresa de saber que los generales GNB no sólo recibirían a la comisión de periodistas sino que contestarían preguntas, pasaron al despacho principal de la Comandancia a tomar un pequeño refrigerio. “Bueno, esperemos a que puedan tomarse un cafecito”, dijo el Mayor-General Justo Noguera a Ruiz. “No. Comencemos de inmediato”, contestó el reportero.

Curioso. Mientras los periodistas caminaban hacia la “sala de Generales”, el M/G Noguera se le acercó al fotoperiodista Jorge Santos Jr. (quien tenía una pancarta en la que se leía: “Sin Libertad de Expresión no hay Democracia”) a decirle: “Compañero, mejor guarde eso porque sino mañana no estoy”. Curioso.

Los primeros en hablar fueron los Generales. Con frases como “comandante eterno” y “guerra asimétrica” colocaron a la GNB como garantes de los DDHH. Pero la presión de los periodistas, siendo ellos testigos de primera línea en las protestas en Caracas, hizo que el General Antonio Benavides clamara: “Pido disculpas si se ha cometido un exceso contra un periodistas”.

Pero el culmen, el senit, la noticia –como dicen los periodistas–, fue la orden que dio el Noguera: “¡Queda prohíbo detener a periodistas!”.

No hubo declaración oficial. Sin embargo ese día quedó registrado como una victoria del gremio, de los periodistas, sobre el organismo con más denuncia de violaciones a los comunicadores. Y  en estos días repletos de excesos, algo de honestidad no cae mal.

Boris Saavedra

Periodista

El Nacional

Vía prensa CNP Caracas

Be Sociable, Share!
TAGS: , , ,

0 Comments



You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment