Contra la censura en Últimas Noticias y Globovisión

censura

A pocos meses de haberse concretado la adquisición de medios de comunicación privados por empresarios afines o favorecidos por el gobierno nacional, el país ya es testigo de cómo se han ido cerrando espacios que dieron cabida a la pluralidad democrática y a una óptica más amplia y equilibrada de la realidad venezolana.

Es patente, por ejemplo, el sesgo informativo del canal Globovisión que discrimina declaraciones, actos y manifestaciones de la oposición, incluso de aquellos que han tenido unas dimensiones que los ha convertido en noticia para la prensa internacional. Esa conducta que termina expresándose en una censura sin más, ha ocasionado la renuncia de profesiones de gran valía y destacada trayectoria en ese canal.

El llamado de Expresión Libre en lo que a Globovisión se refiere, va en la dirección de que, dentro del necesario equilibrio informativo, de cabida en sus espacios noticiosos y de opinión al amplio espectro político y social del país. Resulta evidente que programas de gran sintonía y aceptación, por ocuparse de los problemas del venezolano común y sus poblaciones,  desaparecieron de la parrilla de ese canal y por tanto del espectro televisivo nacional.

A la situación descrita en ese medio audiovisual, se suma lo ocurrido en el importante consorcio de medios de comunicación Cadena Capriles que, luego de su venta por la familia fundadora, ha comenzado un proceso de regresión en lo que significaba el proyecto más ambicioso de la industria de medios impresos en el país, el cual incluía no solamente el relanzamiento de su plataforma tecnológica, hecha a base de la inversión de una alta suma de dinero, sino especialmente en la búsqueda de la excelencia informativa por parte de sus periodistas.

Es particularmente preocupante, desde el punto de vista ético, el caso del diario Ultimas Noticias, donde se acaba de producir la salida de la colega periodista Tamoa Calzadilla, Jefe de la Mesa de Investigaciones, cuerpo periodístico que aportó valiosísimas informaciones para aclarar lo ocurrido el 12 de febrero en la parroquia Candelaria, cuando dos estudiantes y el miembro de un colectivo oficialista fueron asesinados por efectivos de un cuerpo de seguridad del Estado.

La renuncia de la periodista Calzadilla, cuya labor ha sido merecedora de importantes reconocimientos periodísticos, se produce, nada menos y nada más, por la censura expresa de un reportaje de investigación de otra destacada periodista de investigación, Laura Weffer, a manos del director del tabloide, quien impidió su publicación en la edición del domingo 16 de marzo.

En Expresión Libre deploramos profundamente este episodio de vulneración de los principios elementales del periodismo en el que nuevamente se  ve envuelto el profesor Eleazar Díaz Rangel, quien definitivamente pone en evidencia el ocaso de su muy lejana condición de defensor del ejercicio cabal de la profesión. Hay ahora una marcada incongruencia con su denodado magisterio del pasado por  la preservación de las condiciones para el trabajo y la vida de los periodistas de la región, cuando presidió el Comité que para tales efectos creó la Federación Latinoamericana de Periodistas en tiempos de las feroces dictaduras militares sureñas. Lo que antes fue objeto de su repudio se convierte en respaldo a las prácticas violadoras de los derechos humanos como las que estamos viendo en Venezuela. De hecho, tampoco hemos visto por parte del colega Díaz Rangel, ninguna condena a la conducta desproporcionada de los cuerpos de seguridad, que han incurrido en más de 80 actos de violencia física contra periodistas nacionales y extranjeros,  ni de los llamados a la violencia de los grupos paramilitares del gobierno que desembozadamente ha hecho el señor Nicolás Maduro.

El reportaje de Laura Weffer ya es conocido nacional e internacionalmente, gracias al poder multiplicador de las redes sociales, cuya importancia es tal en los difíciles momentos de la vida nacional que ameritan el uso más responsable posible por parte de todos y especialmente de los colegas periodistas. Realmente no entendemos la censura de Díaz Rangel a un trabajo que  buscaba darle a conocer al público, quiénes están y cómo actúan las personas que se mueven detrás de las  barricadas que se han colocado en Caracas y otros lugares del país, y cómo es el ser humano que está detrás del uniforme de los cuerpos de seguridad y que actúan en las labores de represión.

Expresión Libre se solidariza con las colegas Tamoa Calzadilla y Laura Weffer y rechaza la censura como práctica deliberadamente ejercida para apoyar la actuación realmente despótica del gobierno nacional  en abierta violación de la libertad de expresión y el derecho de información.

                                                          Caracas, 19-03-2013

Por Expresión Libre

Silvia Alegrett

Coordinadora General

Vía Prensa CNP Caracas.

Be Sociable, Share!
TAGS: , , , , ,

0 Comments



You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment