COMUNICADO: En nombre de la Democracia y de la paz en Venezuela

comunicado

A la opinión pública nacional e internacional y al presidente Nicolás Maduro


 “El trato indigno que afecte a un periodista será motivo de repudio y sanción por parte…” de todo agremiado al Colegio Nacional de Periodistas de Venezuela (CNPV) que entre sus obligaciones éticas tenemos el deber de “prestar apoyo a los colegas que sufran persecuciones o que sean víctimas de acciones violatorias de las leyes establecidas o de cualquier tipo de represión provocada por el ejercicio o defensa de la libertad de expresión y el derecho de todo ciudadano a la información”.

En consecuencia, como periodistas y ciudadanos conscientes de nuestros derechos y obligaciones ciudadanas, en ejercicio de nuestras funciones como autoridades electas para la dirección del Colegio Nacional de Periodistas Seccional Caracas, rechazamos las “presiones” que desde el Gobierno tratan de ejercer a través de diferentes mecanismos de presión en un intento de “deformar, manipular o censurar informaciones” periodísticas, base de nuestro trabajo con apego a la veracidad.

Tras estos inconvenientes que amenazan el libre ejercicio del periodista, alzamos la voz de protesta por las constantes agresiones de que hemos sido víctimas, en general, los trabajadores de la prensa que se personaliza en los periodistas, reporteros gráficos y corresponsales de la prensa internacional y criolla en ejercicio de sus funciones profesionales para la búsqueda, redacción y presentación de las noticias, entrevistas, reportajes y demás trabajos periodísticos impresos, gráficos, radiofónicos, audiovisuales y por Internet en la cobertura de los distintos acontecimientos conflictivitos que se suscitan desde febrero en el país.

En ese sentido, demandamos del régimen que preside Nicolás Maduro cumpla a cabalidad con las normas y compromisos que en la Constitución Bolivariana, las leyes vigentes de la Reública, así de los pactos y convenios internacionales suscritos por el Estado Venezolano que amparan el trabajo de los periodistas y salvaguardan la libertad de expresión y el derecho y deber a informar en tiempos de paz y de conflictos.

Los periodistas afiliados y representados por este gremio nos solidarizamos con los colegas de la prensa, radio y TV del país y del extranjero agredidos, así lo acreditan las denuncias que han llegado a nuestra organización gremial.

Hechos:

Desde el inicio de las protestas de febrero en el país se han registrado 16 muertes, centenas de heridos y detenidos.

Entre estos hechos, muchos periodistas, medios oficiales y particulares han sufrido prohibiciones directas aplicadas por las autoridades o actores de la violencia en contra del libre ejercicio de su labor periodística.

Más de 73 reporteros han sufrido agresiones, 60 de éstos fueron ataques físicos y verbales, con 13 arrestos.

Esas violaciones a los derechos humanos de periodistas y otros trabajadores de la prensa las hicieron funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y grupos ‘paramilitares’.

Preocupados ante esas evidencias, públicas y notorias, y ante la posibilidad de que esos casos puedan aumentar en número y saldos rojos, rechazamos aceptar como normal que debamos trabajar en condiciones de persecución, amenaza y ataques físicos y vejámenes de cualquier tipo por lo que exigimos al Estado representado en el Ejecutivo Nacional haga que impere en sus efectivos militares, policiales y de inteligencia el imperio de la obediencia y respeto a la Constitución y demás leyes de la República de la manra más expedita, único dispositivos de protección para los periodistas y demás ciudadanos del y en el país.

Resumen de agresiones:

v  Arresto de la colega Andrea Jiménez hecho por efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) este 24 de febrero que se la llevaron desde su residencia en San Antonio de los Altos a las instalaciones de El Helicoide, donde pernoctó hasta este martes cuando fue trasladada a la audiencia de presentación en tribunal de Los Teques.

v  Reacción violenta del canciller de la República, Elias Jaua, tras pregunta del reportero de Televen, Oliver Fernández.

v  Agresiones por parte de efectivos de la GNB al reportero gráfico de Últimas Noticias, Keim Ojeda, a quien empujaros “mientras apuntaban directo a su cabeza”, declaró la colega Dayana Ribas redactora de ese diario. “Minutos después vimos que se lo llevaban. No supimos nada de él hasta dos horas después”, él comentó “que le habían borrado las fotos” y le pegaron “un cachazo en la cabeza”.

v  Revocación de credenciales a la corresponsal en el país y a los reporteros de la cadena CNN en Español que fue asaltado para robarle sus equipos y su equipaje cuando cubría una protesta en El Valle de caracas.

v  Exclusión en las cableras y televisión por suscripción del canal informativo colombiano NTN24 por orden del presidente Nicolás Maduro.

v  Ataques con explosivos y asedio contra sede del canal del Estado, Venezolana de Televisión (VTV) y a sus trabajadores, como fue la agresión de Ronald Muñoz en Táchira, a quien contactamos pero se negó a dar detalles sobre su caso.

v  Dificultades para informar los periódicos, limitado por el acceso a las divisas para que puedan comprar e importar papel, tinta y otros artículos imprescindibles para la edición de los medios de prensa que no se fabrican en el país.  Cerca de una decena de éstos dejó ya de publicar por falta de papel.

v  Restricción del acceso a Internet, bloqueando páginas web como la de NTN24 e imágenes en la red social Twitter, para citar sólo dos ejemplos.

v  Agresiones, malos tratos, hostigamiento, amenazas y robos contra los medios, corresponsales y trabajadores de la prensa que señalaron como responsables de tales afrentas a funcionarios de los cuerpos represivos del Estado y a “grupos irregulares”.

v  Sometimiento de informadores de la Red +Noticias de Colombia por la GNB que fueron subidos a un vehículo de ese componente militar en el que les quitaron sus teléfonos.

v  Robo a reportera de la agencia francesa de prensa (AFP) “de su cámara” y desatención de “su pedido de ayuda por parte de efectivos de seguridad del Estado en la zona del suceso.

v  Denuncias de la ministra del Poder Popular para la Comunicación e Información, Delcy Rodríguez, sobre de un supuesto plan mediático montado para derrocar al gobierno legitimo y democrático del presidente Nicolás Maduro Moros, criminalizando de manera indistinta a los medios de prensa y a los periodistas del mismo.

Exigimos a las esferas del Gobierno

v  Respeto a las autoridades responsables del Estado respeto pues se expresan de manera inapropiada del trabajo de los periodistas (incluyendo a redactores, fotógrafos y camarógrafos de televisión del país y el extranjero), dispensándonos un trato hostil.

Aclaramos ante la opinión pública nacional e internacional y al Ejecutivo

v  Los periodistas en funciones o no, en alto número, no somos parte de las confrontaciones políticas, económicas y sociales por las que atraviesa Venezuela y con nuestra labor tratamos de cumplir, lo reiteramos, con el los derechos de y a la información que tenemos los ciudadanos.

 Rechazamos casos de violación del derecho al trabajo y a la libertad de expresión de colegas como Doninyer Zapata, quien fue despedido del canal del estado, Venezolana de Televisión, sin justificación, tras recibir presiones por expresarse en redes sociales.

En consecuencia, nos sumamos al llamiento universal a la paz y condenamos la ola de violencia contra nuestra profesión y los ciudadanos en Venezuela, el “blackout mediático, las detenciones y hostigamiento contra las voces disidentes que a la visión pública se han convertido en el sello distintivo de la administración que jefatura Nicolás Maduro como presidente de la República Bolivariana de Venezuela.

Unámonos al cambio por el imperio de la equidad, el respeto mutuo y la paz en Venezuela. Esas son nuestras condiciones. Presidente Maduro, usted decide como supuesto líder de sus seguidores y simpatizantes.

Con esos, nuestros votos, divulgamos la “ORACION POR LA PAZ” hecha por su Santidad Juan Pablo II en conmemoración del Día Mundial por la Paz (1-1-2002):

 

“Oh, Dios, Creador del universo,/ que extiendes tu preocupación paternal sobre cada criatura y que guías los eventos de la historia a la meta de la salvación;/ reconocemos tu amor paternal/ que a pesar de la resistencia de la humanidad/ y, en un mundo dividido por la disputa y la discordia,/

Tú nos haces preparar para la reconciliación./ Renueva en nosotros las maravillas de tu misericordia;/ envía tu Espíritu sobre nosotros,/ para que él pueda obrar/ en la intimidad de nuestros corazones;/ para que los enemigos puedan empezar a dialogar;/ para que los adversarios puedan estrecharse las manos;/ y para que las personas puedan/ encontrar entre sí la armonía./ Para que todos puedan comprometerse/ en la búsqueda sincera por la verdadera paz;/ para que se eliminen todas las disputas,/ para que la caridad supere el odio,/ para que el perdón venza el deseo de venganza”.

Junta Directiva del CNP-Ccs.

Be Sociable, Share!
TAGS: ,

0 Comments



You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment