CNP rechaza la obstrucción del trabajo periodístico de los reporteros Hirlenys Molina y José Luis Araujo

Apoyados en el artículo 3 de nuestro código de ética, que dice: “El periodista debe impedir la concepción, promulgación y aplicación de decisiones que de alguna manera disminuyan, dificulten o anulen el ejercicio de la libertad de expresión y el libre acceso a las fuentes y medios de información”, la Junta Directiva del Colegio Nacional de Periodistas rechaza contundentemente la obstrucción de la cobertura a los reporteros radiofónicos Hirlenys Molina, del circuito FM Center, y Luis Enrique Araujo, de Radio Nacional de Venezuela, del debate de los candidatos a las primarias de la Mesa de la Unidad Democrática, que tuvo lugar el 14 de noviembre en el Aula Magna de la Universidad Católica Andrés Bello, por parte de los funcionarios de la empresa de seguridad contratados para tal evento.

Según la denuncia presentada ante la Junta Directiva Nacional por el director de FM Center, el colega Luis Domingo Álvarez Vásquez, la noche del lunes 14 de noviembre la reportera Hirlenys Molina encendió su grabadora para registrar el debate de los precandidatos de la Mesa de Unidad Democrática, y un encargado de la seguridad procedió a confiscárselo, aduciendo que aquello no estaba permitido aparentemente según el instructivo de “Disposiciones Técnicas y Logísticas para la Cobertura y Transmisión del Debate 14N”, aunque en una revisión posterior de ese reglamento no apareciera expresa la prohibición de grabar el audio. En comunicación telefónica con los organizadores del evento, los integrantes del Movimiento Estudiantil, se logró que se devolviera el instrumento de trabajo a la licenciada Molina, pero sin las baterías (las que les fueron devueltas al final del debate), sin que hubiese ninguna explicación. Igual situación se registró con el reportero de Radio Nacional de Venezuela, Luis Enrique Araujo.

La Junta Directiva Nacional del CNP deplora que en un acto en el que diversos factores políticos supuestamente trataron de reforzar la cultura democrática del país, se proceda de manera arbitraria y autoritaria a impedir la cobertura de lo que allí sucedía, toda vez que el acto se estaba transmitiendo por televisión. La libertad de expresión y la tolerancia hacia la opinión disidente son dos de los fundamentos del sistema político consagrado en la Constitución de 1999, por lo que todo aquello que menoscabe estos dos fundamentos debe denunciarse y erradicarse de la forma de hacer política en el país, por lo que exigimos a los organizadores del evento, el Movimiento Estudiantil y la Mesa de la Unidad Democrática, que expliquen lo sucedido y que se disculpen públicamente por este abuso contra el trabajo los reporteros Hirlenys Molina y Luis Enrique Araujo, lo cual impidió una cobertura más amplia y plural de un acto de interés para el pueblo venezolano.

El CNP lamenta profundamente que este tipo de arbitrariedades se dé en el seno de una universidad donde se enseña la ética periodística y que en el hecho se hayan visto involucrados algunos estudiantes de Comunicación Social, miembros del Movimiento Estudiantil. Por ello, Debemos recordar que la censura y el secretismo son enemigos de nuestra profesión y que debemos erradicarlos de nuestras mentes, sobre todo de las de aquellos que se están formando para el futuro, para lograr una Venezuela democrática, plural y políticamente madura.

Junta Directiva Nacional del Colegio Nacional de Periodistas

Caracas, 17 de noviembre de 2011

 

Fuente: Prensa CNP Nacional

Vía: Prensa CNP Caracas

Be Sociable, Share!

0 Comments



You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment