El CNP ante el segundo aniversario del cierre de 34 emisoras de radio y dos televisoras regionales y ante el ataque a Vive TV

La Junta Directiva Nacional del Colegio Nacional de Periodistas rechaza de manera rotunda el ataque que sufrió ayer la sede de la televisora Vive Occidente en la ciudad de Maracaibo en la que resultaron heridos los agentes policiales Gustavo Ceballos y José Brito, y exige a las autoridades competentes que se apresen a los culpables y se haga justicia en esta situación que atenta contra la paz ciudadana y contra la libertad de expresión.

Este hecho se produce cuando se cumplen, el día de hoy, 1° de agosto de 2011, dos años del cierre de 34 emisoras de radio y dos estaciones de televisión regional por parte de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL) a cargo del entonces director de ese ente estatal y actual diputado a la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, el Colegio Nacional de Periodistas expresa su rechazo a esta medida, que no hizo sino empobrecer el espectro informativo nacional e hizo avanzar el proyecto de hegemonía que se ha trazado el gobierno nacional como meta en materia comunicacional.

A pesar de que, gracias a las presiones de la ciudadanía y de los gremios profesionales de la comunicación, entre ellos el CNP, se logró detener el cierre de otras 206 estaciones que se anunció que iban a perder la concesión, la noticia creó una especie de silencio corporativo en la radiodifusión nacional, que ha redundado en la imposición de una autocensura que ha excluido al pueblo venezolano del debate libre de las ideas característico de la democracia, sistema político consagrado en Venezuela por la Constitución de 1999.

El cierre de las 34 emisoras y las dos estaciones televisivas marcó también una etapa gris en el mercado laboral de periodistas y profesiones afines relacionadas con la radiodifusión, tendencia que no ha parado, pues a partir de allí otras estaciones han desaparecido, como, por ejemplo, Turismo Stereo 105.1, de Nueva Esparta, en febrero de este año y Carabobo Stereo 102.3 FM en marzo pasado, la primera motu proprio y la segunda por una resolución de CONATEL; o el cierre por falta de publicidad de Zuvisión TV en Maracaibo.

A partir de agosto de 2009, la hegemonía comunicacional ya es una realidad, tal como sucede en la capital de Miranda, Los Teques, donde el espectro radiofónico está copado por estaciones estatales o comunitarias afines a una sola ideología.

El Colegio Nacional de Periodista, custodio y garante de la libertad de expresión en Venezuela, según lo define la Ley de Ejercicio del Periodismo, exige la inmediata restitución de las señales a las estaciones a las que les fue arrebatada por la medida administrativa del 1° de agosto de 2009, y pide que cese el plan de acallar las voces disidentes por medios indirectos como la asignación publicitaria discrecional por parte del Estado o por presiones directas o veladas a directivos, periodistas o anunciantes.

 

Fuente: Prensa CNP Nacional

Vía: Prensa CNP Caracas

 

 

Be Sociable, Share!


Comments are closed.